Cómo superar el miedo a envejecer

Cómo superar el miedo a envejecer

A medida que cumplimos años vamos quemando etapas de nuestra vida. Vamos arrancando hojas en el calendario pero surge la necesidad de superar el miedo a envejecer.

Superaremos unas cuantas crisis, como la de los 40, los 50 o los 65. Todos los hombres pasan por esta fase. Por desgracia vinculamos la vejez a la pérdida de memoria, caída del cabello, la soledad o el cansancio. Sin embargo habría que destruir algunos mitos y empezar a disfrutar de la vida.

Como vencer el miedo a envejecer

Tienes que aceptar todos los cambios físicos y psíquicos que te esperan en la vida. Pasarás por distintas etapas que no tienen que ser sinónimo de impotencia sexual o pérdida de capacidades intelectuales. Siempre se ha dicho que la juventud se encuentra en el espíritu y no en el DNI.

Nadie cuenta con el elixir de la eterna juventud. Eso queda para los cuentos. Lo que si es verdad es que la belleza se vincula a la juventud, de ahí que haya mucha gente que intente retrasar este proceso mediante intervenciones, cremas, pomadas o tintes del pelo. El tiempo pasa para todos, solo que unos saben envejecer mejor que otros. Hay que aceptar las transformaciones físicas como algo lógico. Más importante que la apariencia exterior es mantenerse sano y libre de enfermedades.

Para envejecer bien hay que disfrutar de la vida, por eso tienes que salir con los amigos, bailar, cantar y viajar. Nosotros te proponemos unos destinos originales para las vacaciones. A medida que uno va cumpliendo años tiene que afrontar nuevos retos que le esperan en la vida. Por eso no dudes en vivir al máximo la vida al día sin temer a lo que te espera en un futuro.

Intenta llevar una vida sana desde joven, practicando deporte y realizando una dieta adecuada. Consulta con tu médico cualquier dolencia y realiza chequeos con frecuencia.

Más consejos como dejar de tener miedo a envejecer

Aquí hay siete consejos para vencer sus propios temores al envejecimiento:

Mantenga una perspectiva positiva. Todos tenemos que enfrentar pérdidas y desventajas a medida que envejecemos. Además, el ritmo, la complejidad y las tecnologías de la vida diaria pueden hacer que te deprimas, agravado por el constante bombardeo de noticias, anuncios y medios sociales, lo que nos hace sentirnos abrumados e impotentes.

¿Cómo podemos seguir siendo felices a pesar de todas estas presiones que nos empujan hacia el otro lado? El punto básico es que tenemos que elegir continuamente creer en lo positivo de nosotros mismos, de los demás y del mundo en general. Trate de seguir notando sus pensamientos y sentimientos, y siga eligiendo los positivos, como la gratitud y el aprecio por todas las cosas buenas acerca de usted y su vida.

Acepta tus miedos. Al acercarse al estado de jubilación, es probable que la mayoría de las personas disminuyan la velocidad, ya sea por elección o por necesidad. Para muchos, esta ralentización crea un espacio donde los miedos habituales pueden surgir con más fuerza. Si quieres envejecer felizmente, mi consejo es que enfrentes estos temores de envejecer más pronto, no más tarde.

Esto no significa entrar en batalla con ellos: invitarlos a tomar el té e iniciar un diálogo. He hecho esto mucho desde que cumplí los 60 años: me he dado cuenta de que mis temores sólo intentaban protegerme y que tenía algunos consejos útiles cuando les di una audiencia.

Cree hábitos diarios alegres. Los hábitos son una gran manera de asegurar que usted siga tomando las decisiones positivas que necesita (como se describió anteriormente). Aquí hay algunos ejemplos: tome tiempo continuamente en su día para expresar gratitud por las cosas buenas de su vida; trate de traer humor a su vida diaria disfrutando de alguna comedia en la televisión o en la radio o viendo un DVD.

Salga a la naturaleza; levanta su espíritu, reduce el estrés y es excelente para su salud. Dé una caminata rápida, monte en bicicleta o realice alguna actividad al aire libre todos los días.

Trate los problemas como una aventura. Es fácil deprimirse y sentirse como una víctima cuando tienes problemas de salud o en otras partes de tu vida. Elige creer que hay un regalo, una ventaja en la mayoría de los problemas, si puedes encontrarlo.

Trate estas dificultades de la misma manera que se prepararía para unas vacaciones de aventura: reúna mapas y otra información, busque una buena guía y trate el nuevo aprendizaje que necesita como un desafío interesante. Esté atento a las nuevas aperturas que puedan surgir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *