Factores a considerar en su decisión de inversión inmobiliaria

Cuando se trata de invertir el dinero que tanto le ha costado ganar, los bienes raíces son una excelente opción. Invertir en bienes raíces puede ser increíblemente gratificante, siempre y cuando usted sepa lo que está haciendo. Demasiadas personas asumen que invertir en bienes raíces les dará un beneficio automático, pero no siempre es así. De hecho, puede perder mucho dinero si toma malas decisiones de inversión inmobiliaria. Así que investigue y tenga en cuenta estos factores importantes de Housers antes de tomar la decisión de invertir en una propiedad determinada.

Fuentes de ingresos

Hay básicamente tres formas de ganar dinero con las inversiones inmobiliarias: préstamos, revalorización y alquiler.

  • Préstamos: Una forma de invertir en bienes raíces es prestar dinero a los promotores inmobiliarios y luego cobrarles intereses.
  • Apreciación: Cuando se compra un inmueble, se trata de un activo. Si vende ese activo, querrá hacerlo con un beneficio. No todas las propiedades inmobiliarias se revalorizan; sin embargo, si es inteligente en sus inversiones (es decir, si investiga la ubicación de la propiedad y las tendencias de valor de las propiedades cercanas), puede identificar inversiones inmobiliarias que se revalorizarán significativamente a lo largo de los años, lo que le permitirá, con el tiempo, convertirlas en un beneficio considerable.
  • Alquiler: Si tiene la propiedad de un inmueble, puede obtener ingresos alquilándolo. El alquiler puede proporcionar un flujo de ingresos regular que puede ayudar a pagar los préstamos que podría haber tomado para comprar la propiedad, lo que eventualmente resulta en ganancias.

Formas de invertir en bienes inmuebles

Aunque hay tres formas principales de ganar dinero con las inversiones inmobiliarias, éstas se dividen en dos categorías: inversiones activas e inversiones pasivas. A continuación se presenta un desglose de ambos tipos junto con ejemplos de cada uno:

  • Inversiones activas: Los inversores activos son directamente responsables del éxito de su inversión, lo que significa que necesitan tener una cantidad significativa de conocimientos y experiencia en el sector inmobiliario. La inversión activa no sólo requiere saber mucho sobre el sector inmobiliario, sino que también requiere mucho trabajo práctico y cierta experiencia financiera. A continuación se presentan algunos ejemplos de estrategias de inversión activa:
  • La inversión en casas: La inversión en casas es posiblemente la forma más activa de inversión inmobiliaria que existe. Consiste en comprar una propiedad y, a continuación, invertir en mejoras y renovaciones de la vivienda, mejorando así su valor. Por lo general, los inversores compran inmuebles que necesitan mucho trabajo porque pueden obtenerlos por un precio muy inferior a su valor potencial. Por supuesto, se requiere mucho trabajo práctico para arreglarlo antes de poder volver a ponerlo en el mercado para obtener un beneficio. La venta de casas es una de las formas de inversión inmobiliaria más a corto plazo que existen.
  • Propiedades de alquiler: Comprar una propiedad y alquilarla también requiere trabajo práctico. Tendrá que encontrar inquilinos para alquilar la propiedad y mantenerla con regularidad, pagando por cualquier mantenimiento y reparación que pueda ser necesaria. Los inquilinos también pueden ir y venir, lo que significa que el trabajo nunca cesa. Las propiedades en alquiler pueden proporcionar un flujo constante de ingresos mensuales, pero como pasará algún tiempo antes de que recupere lo que ha invertido en la propiedad, se considera una inversión a largo plazo.
  • Inversión pasiva: Se requieren pocos conocimientos inmobiliarios para invertir pasivamente en bienes raíces. Básicamente, usted proporciona el capital para que los profesionales inviertan en bienes raíces en su nombre. El proceso es similar a la inversión en acciones y bonos a través de un corredor o asesor financiero. Algunos ejemplos de inversiones inmobiliarias pasivas son
  • Fondos de capital privado: Un fondo de capital privado le permite reunir su dinero con un grupo de otros inversores en un único fondo. Este fondo suele estar gestionado por un gestor o grupo de gestión designado. Por lo general, se le cobrará alrededor de un 2% anual por la gestión de su fondo, así como un 20% sobre los beneficios obtenidos. Dado que se gestiona en su nombre, no es necesaria una participación activa, aunque es útil tener algunos conocimientos financieros e inmobiliarios para asegurarse de que comprende los riesgos y el potencial de las inversiones inmobiliarias que realiza a través del fondo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *