Cómo nos afecta el alcohol en el organismo

Mucha gente bebe para relajarse y ser sociable en estos días. Beber alcohol se ha convertido en una gran parte de la sociedad. Desde los derechos de paso en los que muchos participan en la universidad para trabajar en funciones, bodas, cumpleaños y reuniones de todo tipo, el alcohol no es ajeno a la vida diaria.

Si echamos un vistazo honesto a la mayoría de las funciones sociales de hoy en día, es evidente que casi todas ellas se basan en gran medida en cócteles y bebidas alcohólicas. Donde quiera que volteamos la cabeza, vemos anuncios, anuncios y ofertas de alcohol. Está en todas partes.

Sin embargo, lo que no vemos es lo que el alcohol realmente le hace a nuestros cuerpos. La mayoría de la gente devuelve las bebidas y los tragos mientras se intoxica regularmente sin pensar en lo que está pasando con esos cervezas y vodkas de arándanos una vez que llegan a nuestros sistemas.

La ingesta de alcohol nos puede provocar tanto dolor de estómago como arrepentimiento espontáneo a la mañana siguiente.

¿Cómo afecta el alcohol al cerebro?

Cuando el alcohol sigue su curso, inmediatamente sentimos un deterioro cognitivo bastante importante, como dificultad para hablar, dificultad para caminar, visión borrosa, tiempos de reacción más lentos y dificultad con nuestra memoria.

Esto se debe a que el alcohol retarda la comunicación en el cerebro y actúa como un depresor para el sistema nervioso central. Impacta el movimiento entre las neuronas y los neurotransmisores, que son el centro de mando de todas las funciones principales del cuerpo, incluyendo la respiración, el habla, el pensamiento y el movimiento.

¿Qué áreas del cerebro están afectadas por el alcohol?

Hay varias regiones del cerebro que pueden verse afectadas mientras se consume alcohol, incluyendo el cerebelo, la corteza cerebral, el tejido cerebral y el sistema límbico.

El consumo de alcohol puede provocar daños graves en estas partes del cerebro, lo que posteriormente conduce a múltiples problemas como la pérdida de memoria a corto plazo, la disminución de las células cerebrales, la depresión, los cambios de humor, la falta de sueño y la dependencia del alcohol.

Cómo nos afecta el alcohol

Varios universitarios británicos fueron sometidos a esta prueba. Debían ingerir alcohol, algunos sólo placebo, y luego opinar sobre el resto de personas que había en la sala. La prueba sólo se efectuó sobre estudiantes heterosexuales.

Como es natural para los más bebidos todas las caras que le enseñaron posteriormente eran atractivas. Los que no tenían tanto nivel de alcohol en sangre escogieras las caras que eran realmente atractivas.

Pero hubo más, incluso demostraron querer tener sexo con personas de su mismo sexo y sentían una irrefrenable atracción y una marcada tendencia homosexual. Todo esto con una jarra y media cerveza.

El efecto es continuo en los hombres durante 24 horas pero las mujeres cambian de parecer continuamente sobre su pareja ideal. Interesante estudio que nos sirve para saber qué debemos evitar en las noches de farra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *