Lo que debes saber de los badenes

no image avaiable

Los numerosos badenes, o “policías durmientes” o reductor de velocidad que hay en las carreteras no sólo obligan a reducir la velocidad, sino que hacen que todo el coche choque y se sacuda violentamente.

Lo que hay que saber

Los badenes están colocados para recordar al conductor que debe reducir la velocidad, a menudo porque hay un colegio o un paso de peatones cerca. No están pensados para destruir el coche o hacer que la suspensión se estrelle violentamente.

Si un badén no se toma correctamente, algunos de los componentes inferiores del coche, como el cárter del motor o el colector de escape, pueden resultar dañados.

Técnica adecuada

En lugar de permitir que el badén reduzca la velocidad del coche, o de frenar sobre el badén, el procedimiento correcto para montar un badén es frenar realmente justo antes de llegar a él. Se debe acelerar suavemente justo cuando se está cruzando sobre él.

Al acelerar suavemente sobre él, el conductor está haciendo que la suspensión delantera se estire y los muelles traseros se compriman, permitiendo que el badén pase mientras la suspensión está totalmente extendida.

¿Funcionan los badenes?

Las medidas de pacificación del tráfico, como los badenes, están diseñadas para ralentizar el tráfico y suelen utilizarse en zonas residenciales o de gran afluencia de peatones.

Los límites de velocidad deben reforzarse por sí mismos mediante un buen diseño de la carretera y una señalización clara. Las medidas para calmar el tráfico, como los badenes, pueden ayudar a imponer límites de velocidad más bajos.

Sin embargo, los críticos señalan que los badenes tienen una serie de consecuencias no deseadas. Una parte del tráfico puede trasladarse a otras carreteras para evitar los badenes, desplazando el problema en lugar de resolverlo. Y como los conductores no suelen mantener una velocidad constante, la aceleración y el frenado adicionales que provocan los badenes pueden contribuir a la contaminación atmosférica local.

Tipos de badenes e inhibidores de velocidad

Badenes: Diseñados por Compton, suelen ser de plástico o goma y están claramente marcados con pintura. Según la legislación británica, pueden tener una altura de hasta 100 mm, de modo que un coche tiene que reducir la velocidad a 8 km/h para pasar por uno sin sufrir daños. Como necesitan una reducción de velocidad tan importante, se utilizan sobre todo en aparcamientos, carreteras privadas y en algunas zonas residenciales.
Badenes: Grandes baches que abarcan toda la anchura de la carretera. Parecen más un elemento de la propia carretera que los badenes, ya que están cubiertos de asfalto. También tienen una altura máxima de 100 mm, pero no suelen ser tan altos como los badenes. Suelen utilizarse en zonas residenciales, pero no son adecuados para las rutas de autobús.
Amortiguadores de velocidad: Esencialmente, son badenes que se han dividido en partes discretas. Parecen bultos rectangulares cortos en la carretera que vienen de dos en dos o de tres en tres, dependiendo de la anchura de la carretera. Al estar divididos, los vehículos de emergencia, con sus ejes más anchos, pueden pasar por encima de ellos sin reducir la velocidad.
Mesas de velocidad: Son badenes alargados que se estrechan desde el nivel de la carretera hasta una parte superior aplanada en una distancia mayor. Pueden utilizarse en un cruce o para formar un paso de peatones. Y son más fáciles de superar para los vehículos más pesados.
Chicanas: Curvas construidas artificialmente que dan a la carretera una forma de serpiente. Los conductores tienen que reducir la velocidad para sortear las curvas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *