7 maneras de mantener sanos los dientes de su familia cuando no hay dentista

Con muchos consultorios dentales en todo el país cerrados para dar cabida al distanciamiento social, los pacientes están buscando maneras de mantener sus dientes sanos en casa.

Afortunadamente, puedes conseguir un cuidado dental óptimo utilizando las herramientas y recursos que tienes a tu alcance. Hoy, compartimos 7 consejos de la clínica dental Urbina para ayudarte a mantener tu sonrisa brillante hasta que podamos volver a vernos en persona.

1. Amplía tu higiene dental

¿Utilizas el hilo dental de forma intermitente? ¿Sólo te cepillas por la noche?

Si has estado flojeando un poco con tu rutina de higiene dental, ahora es el momento de ponerla en marcha. Recuerda que debes cepillarte los dientes dos veces al día durante al menos dos minutos cada vez, y utilizar el hilo dental al menos una vez al día. Luego, recuerda a tu familia que haga lo mismo.

Estos sencillos pasos pueden ayudar mucho a prevenir las caries y a mantenerlas a raya.

2. Da prioridad a tu sistema inmunitario

¿Sabías que la salud bucal y el sistema inmunitario van de la mano? Tiene sentido cuando se analiza la biología. Todo lo que entra en tu cuerpo tiene que pasar primero por tu boca.

Si tus dientes y encías están llenos de gérmenes y bacterias, esos organismos también pueden entrar en tu sistema. Esto puede debilitar tu sistema inmunitario y hacerte más susceptible a las infecciones. Por el contrario, cuando priorizas tu salud bucal, le das a tu sistema inmunológico un impulso inmediato y mejoras la salud de todo tu cuerpo.

3. Merienda de forma inteligente.

Lo entendemos. Los tentempiés de cuarentena son una necesidad durante esta época de prueba. Dicho esto, intente optar por alimentos integrales, incluyendo frutas y verduras, y granos enteros cuando sea posible.

Además de los productos ricos en fibra, que estimulan el flujo de saliva y evitan las caries, también puedes disfrutar del queso y los productos lácteos. Éstos están llenos de minerales que ayudan a los dientes, como el calcio. Además, el calcio se adhiere a los dientes y ayuda a prevenir la erosión ácida.

¿Te preguntas qué no debes comer?

Intenta evitar los carbohidratos refinados y con almidón, como las patatas fritas, el pan o la pasta. Después de permanecer en tu boca, esos almidones se descomponen en azúcares simples. Cuando las bacterias internas se alimentan de estos azúcares, pueden producir el ácido que provoca las caries.

Al mismo tiempo, intenta evitar los dulces duros y azucarados, así como los refrescos y los zumos de frutas. La saliva de la boca no puede eliminar el azúcar de estos productos, por lo que se adhiere a los dientes durante más tiempo del que debería. Si te das un capricho, ¡asegúrate de cepillarte los dientes después!

4. Bebe agua

Para ayudar a enjuagar tu boca y mantenerla libre de bacterias dañinas, recuerda beber mucha agua a lo largo del día.

Otros hábitos que pueden ayudar a mantener tu boca lo más limpia posible son usar el hilo dental a diario y una pasta de dientes con flúor dos veces al día durante dos minutos.

5. No te saltes el enjuague bucal

Hay muchas razones para que el enjuague bucal, o colutorio, sea una de las estrellas de tu rutina de higiene bucal. No sólo es eficaz para conseguir unos dientes más blancos y limpios, sino que también lleva tu régimen de cepillado al siguiente nivel.

Cuando te enjuagas con el enjuague bucal después del cepillado, elimina el sarro y la placa persistentes. También puede ayudar a prevenir la gingivitis, que es la fase inicial de la enfermedad de las encías.

Algunos de los beneficios del uso del enjuague bucal son la prevención de las caries, el fortalecimiento de los dientes, la eliminación de los gérmenes que causan el mal aliento y el refrescamiento del aliento. Esta lista de productos aprobados por la ADA es un buen punto de partida.

6. Aprende a defenderte de las caries

Los consejos anteriores pueden mantener tus dientes sanos y limpios. Sin embargo, hasta que se conviertan en una segunda naturaleza, alguien de tu familia podría desarrollar una caries. Si esto ocurre, puede ser descorazonador pensar en lo que pasará cuando no pueda visitar a su dentista.

Por un lado, no quieres que empeore. Sin embargo, no puedes ir exactamente a una revisión de rutina en este momento. Para ayudar a mitigar la propagación y la gravedad de la caries, mantente alejado del azúcar y recuerda cepillarte los dientes al menos dos veces al día. De esta forma, podrás frenar el crecimiento de la caries hasta que puedas volver a visitar a tu dentista.

7. Limpia tu cepillo de dientes

¿Cuándo fue la última vez que reemplazaste o incluso limpiaste tu cepillo de dientes? La ADA recomienda sustituir el tuyo cada tres o cuatro meses o incluso antes si las cerdas están deshilachadas.

Para limpiar tu cepillo de dientes, simplemente enjuágalo con agua del grifo y guárdalo en posición vertical. Manténgalo separado de cualquier otro cepillo de dientes en su cuarto de baño y tápelo sólo si va a viajar. Los contenedores cerrados pueden crear un ambiente húmedo que alberga bacterias no deseadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *